Verum

piensa lo que quieras, pero piensa

Nadia-Y-pedro

Cómo atajar una inflación del 8,7%

Miguel Millet Ruiz – 25 de junio de 2022

Los telediarios así como los programas de actualidad de nuestro país no dejan de hablar de otra cosa que no sea de la inflación. La inflación acumulada en 2022 es del 4,1% y si comparamos la situación actual con la del año anterior nos encontramos con una inflación del 8,7%. La inflación está en boca de todos, pero no todo el mundo sabe exactamente lo que es y por qué se produce.

La inflación es un fenómeno económico caracterizado por la subida repentina y persistente de los precios de la mayor parte de bienes y servicios, provocando la pérdida de poder adquisitivo generalizada de la población. Es por eso por lo que también se la conoce como el “impuesto a los pobres” porque son especialmente las familias más desfavorecidas las que sufren la inflación porque generalmente los salarios no suben acorde con esta y lo que podían comprar con su salario hace un año ahora no lo pueden comprar.

Existen 2 tipos de inflación, la de oferta y la de demanda. La de demanda se produce cuando el poder adquisitivo de los consumidores sube de repente y todos empiezan a consumir bienes y servicios, al no haber aumentado estos en proporción del poder adquisitivo el precio de estos sube porque más gente los adquiere. Esto sucedió durante el año 2020 y parte del 2021 con las diversas ayudas que se dieron, por ejemplo, en Estados Unidos donde se dio un cheque a cada familia por valor de 1200 dólares. La inflación de demanda también puede suceder por una bajada mantenida y continuada de los tipos de interés. Cuando los bancos prestan dinero prácticamente “gratis” como lo han estado haciendo estos 2 últimos años, para “reactivar la economía” lo que hacen es que muchos inversores se animen a pedir dinero prestado pudiendo así comprar más bienes y servicios como he explicado anteriormente.

Esta es una de las razones por las que la bolsa americana subió tanto durante un periodo de incertidumbre como la cuarentena, al bajar tanto la bolsa a comienzos del 2020 muchas familias vieron la oportunidad de invertir y es por eso por lo que se produjo esa subida tan espectacular tanto del mercado de valores como de las criptomonedas.



Fuente: Google Finance

La inflación de oferta se debe por ejemplo a una catástrofe natural en las cosechas o en su caso a una incertidumbre internacional provocada por la guerra entre Rusia y Ucrania afectando al precio de la luz y el combustible. El precio de los combustibles podría llegar a 3€/L según algunos expertos y la luz ha subido un 40% con respecto al año pasado debido a la subida del precio del gas, debido al sistema de reparto que utiliza la UE para calcular el precio de la electricidad en el mercado mayorista. Sistema creado principalmente para fomentar la inversión en energías renovables, estrategia que si bien ha funcionado razonablemente bien estos últimos años, vemos como los diferentes países apuestan por centrales térmicas de carbón y no centrales nucleares para fomentar su independencia energética de países extranjeros.

Una vez explicado lo que es la inflación, ¿qué pueden hacer los gobiernos para frenarla?

Lo primero que puede hacer el gobierno de España es bajar los impuestos indirectos, es decir, el IVA. El IVA es un impuesto inflacionario por definición, se añade X porcetaje al precio final del producto, si los precios suben, los impuestos indirectos también y el gobierno recauda más. El Gobierno de España ya ha recaudado más de 3500 millones de euros simplemente por la subida de los precios. El gobierno solamente tendría que calcular cuanto puede bajar el IVA para igualar la recaudación del año pasado. Esto es lo que han hecho países como Polonia que han eliminado el IVA temporalmente a la gasolina, el gas y alimentos para atajar la inflación a principios de año.

Los fondos Next Generation EU, son un Plan Marshall 2.0 propuesto desde Bruselas, pero en esteroides. Multiplica por más de 5 veces al plan ejecutado después de la Segunda Guerra Mundial. Una medida muy polémica pero eficaz, sería reducir el gasto público y no ejecutar tantos proyectos como se querría en un primer momento. En el momento en el que un gigante como el Estado Español deja de gastar y consumir bienes y servicos la inflación se reduciría por la bajada de demanda en el mercado.

Jerome Powell, Presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, ya anunció hace unas semanas la intenciones de la FED (la Reserva Federal) de ir subiendo los tipos de interés paulatinamente. El pasado 15 de junio, se anunció la mayor subida de tipos de interés desde hace 28 años y no se descarta una similar para el mes que viene. Por otro lado, el BCE ya anunció en abril que dejará de comprar deduda soberana “gratis”, a un interés muy bajo,  a los países europeos, lo que significa que tendrán que hacer una drástica bajada del gasto público o seguir endeudándose a un precio mucho mayor.

El bono español a 10 años se sitúa por encima del 3%, el mayor interés en 8 años. Si el ejecutivo liderado por Pedro Sánchez decide reducir el gasto, será bueno para frenar la inflación, si decide seguir endeudándose, no solo será malo para las clases trabajadoras sino para todos los jóvenes que tendremos que pagar una deuda pública elefantiásica de más de 30 mil euros per cápita.

Fuente: Investing.com
En el medio largo plazo España puede apostar por la independencia energética, la Unión Europea aceptó la energía nuclear como en mi opinión siempre ha sido, una energía limpia y “verde”. España podría ampliar la licencia de los reactores que ya tiene y construir nuevos. La construcción de nuevos reactores nucleares supondría la creación de empleos en sectores rurales que generalmente están abandonados por la Administración Pública. Así se aumentaría la capacidad de España de generar energía y no dependeríamos tanto de terceros reduciéndose así la factura de la luz y aliviando a las familias y PYMES.

En conclusión, como dijo el economista nobel Milton Friedman: “La única cura contra la inflación es reducir la tasa a la que está creciendo el gasto. Esta cura tiene varios efectos secundarios que involucran un incremento temporal del desempleo y la reducción del crecimiento del PIB. No obstante, estos “costes” son mucho menores que los que tendría que asumir la población si no se ataja a tiempo la enfermedad de la inflación galopante sin control”

Las medidas para atajar la inflación son impopulares, pero un líder que de verdad vele por el futuro de su país debe tomar cartas en el asunto y no pensar en las próximas elecciones.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

HEY YOU, SIGN UP AND CONNECT TO WOODMART!

Be the first to learn about our latest trends and get exclusive offers

Will be used in accordance with our Privacy Policy